Menú Principal
30 de marzo de 2021

María José Godoy: “Este año en el Metropolitano ha sido de muchas emociones”

Egresó hace poco más de dos años de la Universidad Católica de Temuco. No obstante, en este corto periodo como profesional, la fonoaudióloga María José Godoy siente que la experiencia de llegar al Hospital Metropolitano, en mayo del año pasado y en pleno inicio de la pandemia por COVID-19, la ha hecho crecer como nunca se lo imaginó mientras cursaba sus estudios.

“Una piensa en una pandemia como algo súper lejano. Recuerdo cuando en la universidad teníamos Salud Pública y hablábamos de esto. Lo veíamos como algo que, a la luz de lo que ha pasado, era imposible de dimensionar… yo creo que todavía falta tomarle el real peso a esto que hemos vivido”, reflexiona esta joven profesional, quien llegó desde el sur para trabajar, primero, en el Hospital San Juan de Dios, luego en la ACHS y, en el último año, en nuestro recinto.

Una experiencia que define como “enriquecedora. Estoy en el hospital desde que abrió, lo cual me permitió conocer al equipo haciendo cosas que no tienen relación con nuestra profesión, armando camas, trabajando como TENS, ayudando en kinesiología… en fin. Cosas que nos permitieron formar un muy buen ambiente, que fue el antecedente que marcó todas las relaciones internas que hemos tenido a lo largo de la pandemia”.

María José explica que, a su llegada, “lo primero fue comenzar a armar un equipo multidisciplinario, con la salvedad de que siendo el COVID-19 una enfermedad desconocida tuvimos que empezar a adecuar todo lo que nosotros sabíamos a eso”. Fue ahí que la unión con el equipo “fue súper importante”, pues permitió “empezar a hacer protocolos, a estandarizar cosas y a tratar de unir a las profesiones para poder, finalmente, entregar un mejor servicio”.

Uno podría pensar que, a la luz de las noticias, podría haber sentido algún temor frente a un posible contagio, pero asegura que “nunca tuve miedo de contagiarme”, pues “tuve más ganas de ayudar que miedo. Las ganas superaban cualquier temor. La verdad, lo encaré como una oportunidad única, que jamás pensamos vivir y menos siendo gente joven”.

Si se trata de hacer un balance, esta fonoaudióloga asegura que “en lo personal, para mí ha sido un año de crecimiento tanto profesional como personal, porque una no sólo se enfrenta al manejo de la patología del paciente, sino también a cómo está o cómo quedó esa persona. Nos pasa que tenemos pacientes de provincias, que despiertan acá, que no saben qué pasó en el tiempo en que estuvo intubado… ha sido un año con muchas emociones de por medio”.

María José se muestra orgullosa del equipo de fonoaudiólogos del cual forma parte, junto con otros 13 profesionales, “en el que debe ser uno de los equipos más grandes que hay a nivel hospitalario en Chile”.

Un trabajo que tiene su fundamento en el “enfoque funcional con que tratamos a los pacientes, repartiéndonos las cargas de trabajo y trabajando con la persona desde que empieza el weaning (destete), desde que comenzamos a despertarlo, con un programa preventivo de disfagia, buscando evitar un cuadro severo post extubación”.

“El área de fonoaudiología, en general, tiene bastantes ramas, pero quisimos enfocarnos en lo funcional, en un trabajo muy asociado con otras disciplinas, como kinesiología o terapia ocupacional, además de médicos y enfermeras, para elaborar un plan que se va adecuando a diario en las rondas médicas que se hacen. Cada uno expone su parte del paciente y se van generando planes de acuerdo a eso”, comenta.

Y, pese a las dificultades propias del año que hemos vivido, aclara que “mi principal objetivo y lo que he tratado de hacer todo este tiempo es entregar una atención de calidad a los pacientes, como la que recibirían en un lugar privado. Ese es el aporte que todos los que estamos en este hospital queremos hacer a la salud pública del país”.

00
00
01
01
02
02
03
03
previous arrow
next arrow
En la galería de imágenes vemos a María José en sus labores habituales, así como también a sus colegas Cristóbal Caviedes, Felipe Quintana y Camila Rivera.